viernes, 19 de marzo de 2010

La niña Piscis

Si ustedes son padres de una bebita Piscis, prepárense para la ensoñación. Su pequeña hija de Neptuno, planeta que la rige, los transportará a un mundo de fantasías. Jugará con amigos invisibles y ni se les ocurra burlarse de ella o poner en duda lo que imagina porque estallará en llanto.
Por su gran emotividad y sensibilidad necesita de un ambiente tranquilo y calmado. Música suave, con sonidos armónicos, será de gran utilidad para ayudar a su pequeña a conciliar el sueño o a superar los momentos de llanto e incomodidad. Neptuno es el dios de los ma­res; por tanto, sus estados de ánimo fluctuarán como las olas del mar.
La decoración de su habitación debe incluir tonos azul verdoso y rosados con papel tapiz de figuras celestiales o angelitos. Con ellos se sentirá acompañada, cuidada y protegida. Para estimular su sensibilidad y emotividad, llénenle el "corral" de muñecos de trapo y peluche con los que disfrutará enormemente. Como el agua la tranquiliza, encargúense de ponerle en la tina pececitos de colores para hacer del baño un momento de relajación.
En su etapa preescolar necesitará que alimenten su gran sensibilidad e imaginación a través de historias celestiales, con mensajes positivos, para que aprenda que la vida es buena y pueda superar cualquier tropiezo. Su tendencia a dramatizarlo todo puede ser disminuida si la ayudan a diferenciar lo que en realidad ocurre en su mundo imaginario. Por ejemplo, cuéntenle una historia e invítenla a discernir y comprender hasta dónde llegó la realidad y hasta dónde la fantasía en ese relato.
Es una niña muy especial y ustedes deben hacérselo sentir constantemente de una forma clara. Compartir con otros niños la ayudará a aprender a expresar su sen­sibilidad y a compartir. Como no es dada a la rutina, es importante que ustedes se la impongan con alegría, fir­meza y optimismo; de esta forma sentirá que resulta posi­tiva e importante en su vida. Guíenla con ternura, amor y prudencia ya que su pequeña es y será eternamente im­presionable, compasiva, fantasiosa y soñadora. Ayúdenla a diferenciar entre la realidad y la imaginación desde pequeña, mostrándole un tigre de peluche y llevándola al zoológico para que vea uno de verdad. Que observe los patitos en el lago y los compare con el suyo de juguete. Así, por medio de los sentidos irá aprendiendo.
A partir de los cuatro años puede empezar a tomar clases de arte dramático para que exteriorice toda su creatividad y aflore su extrema sensibilidad. Gozará mucho actuando, poniendo en escena obras como~"Alicia en el país de la maravillas", vistiéndose de diferentes per­sonajes y usando maquillaje. He conocido grandes actrices nacidas bajo el signo de Piscis.
Es responsabilidad de ustedes que su pequeña aprenda la lección de afrontar la vida positivamente y tener fe en el futuro y en ella misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada