viernes, 19 de marzo de 2010

El niño Escorpio

Si ustedes son padres de un bebé Escorpión, prepárense para la intensidad, el misterio, la pasión y la atracción por la magia. El imitará a David Copperfield y los sorprenderá con sus repentinos ataques de histeria. Su hijo de Plutón, planeta que lo rige, es de emociones fuertes y profundas. Es preciso prestarle una atención especial para poder saber cómo se siente, ya que no es muy dado a exteriorizar sus emociones. Abrácenlo fuer­temente, denle masajes o un buen baño de agua tibia para ayudarlo a salir de esos estados de llanto y aflicción que son tan negativos.
Su cuerpecito es vigoroso y tiene una mirada fija y misteriosa. Es reservado, voluntarioso, astuto y desafiante. Jamás bajen la vista ante él porque con su pequeño Es­corpión no puede haber un momento de indecisión. Se necesitará mucha firmeza y seguridad para educarlo, ya que tratará de intimidarlos con su mirada retadora; sosténgansela con decisión para que aprenda a respe­tarlos. Con este niño, ustedes, sus padres, tienen una gran tarea porque él tenderá a elevarse como el águila o a sumergirse como el escorpión, los dos animales que rigen su signo.
Por su naturaleza fuerte, la decoración de su habita­ción deberá tener matices de azul y violeta que lo es­timulen y ayuden a relajarse. En el "corral" rodéenlo de juguetes educativos con los que pueda crear, dibujar y mantener su propio misterio. Es muy probable que empiece a caminar antes de tiempo dándoles muestras de viveza y nada se le escapará porque capta cualquier situación con una rapidez asombrosa. Desde temprana edad sabe muy bien lo que quiere y será sumamente difícil, casi inútil, oponérsele. La fuerza de sus deseos, su gran tenacidad y persistencia, hacen que consiga siempre lo que se propone. No es tan extrovertido como el niño Aries o Leo, pero se las arregla para salirse con la suya.
En su edad preescolar notarán lo aguda y penetrante que es su mente, y la facilidad que tiene para captar cualquier concepto por muy abstracto que sea. Por su naturaleza discreta deberán aprender a respetar su pri­vacidad. Procuren no revisar sus cajones porque armará un berrinche que los dejará atónitos. Le encanta­rá contarles secretos y que los compartan con com­plicidad. Para su niño Escorpión la lealtad es muy importante y el que le cumplan las promesas es vital para su seguridad.
A medida que crezca lo verán jugar al detective bus­cando descubrir todos los secretos de la familia. Ustedes deberán educarle en el control de su fuerte tendencia a vengarse de quien le haya hecho daño. Háganle entender y sentir que la venganza no es buena y que con ella sólo logra un desgaste inútil de energía.
También en esta etapa preescolar descubrirán su gran capacidad para tolerar el dolor. Recuerdo a un niño Escorpión a quien vi caer de un triciclo y lastimarse las piernas: pues bien, se levantó rápidamente, se sacudió y volvió a montarlo como si nada hubiera pasado.
Su carácter fuerte e impulsivo necesita de una dis­ciplina impartida con amor. Tiene el gran don de la intuición, que bien encauzada será un arma útil en su vida. Ayúdenlo a desarrollarla con juegos como vendarle los ojos y pedirle que camine hacia un sonido específico.
Su personalidad magnética lo hace arrollador, valiente y muy convincente y ustedes tendrán que acostumbrarse a su franqueza y su forma de hablar sin rodeos. Desde temprana edad anímenlo a expresarse artísticamente, ya sea por medio de la pintura o el dibujo, para que desahogue su intensa sensibilidad.

A medida que crezca, rodéenlo de juguetes que lo estimulen, como microscopios, equipos de química y es­tuches de magia. Así lo ayudarán a que explore su sentido interiorizador y busque los misterios de la vida. No olvide que Escorpión fija el otoño, donde hay melancolía y misterios que invitan a mirar hacia adentro.
En su etapa escolar, asimilará con rapidez conocimien­tos y se sentirá muy interesado por la introspección psicológica de la naturaleza humana y la anatomía. Disfrutará de las fiestas populares, las películas de terror, la ciencia ficción y los cuentos de fantasmas. Lo podrán llevar a excursiones donde haya cavernas, cuevas, castillos y túneles, pues estas experiencias serán fascinantes para su espíritu explorador y detectivesco.
Es responsabilidad de ustedes ayudarlo a descubrir su verdadera pasión y para qué está dotado.
Ya sea la música, la pintura, la mecánica o las ciencias investigativas, ustedes deberán apoyarlo para que dirija su energía hacia eso. Si pone toda su pasión al servicio de su don, se hará un bien a sí mismo y a los demás.
Dialoguen con su pequeño Escorpión sobre la forta­leza de emociones como el dolor, la cólera y la agre­sividad. Ayúdenlo a comprender la naturaleza de estos sentimientos, háganle sentir que no los debe reprimir y mucho menos arrojarlos sobre otras personas. Háganle entender que él tiene la fuerza para convertir estas sensaciones en algo positivo a través del ejercicio físico. Aproveche la energía transformadora que heredó de Plutón, su planeta. Es muy importante hablarle honestamente sobre la sexualidad, ya que ese mismo Plutón representa la energía sexual y lo hace muy curioso acerca del tema.

1 comentario: